martes, 25 de diciembre de 2012

POR EL OJALA


Foto  de las Tres Sorores el 25 de agosto, tomada por Tere 
Si Tere consiguió  ver a Gilillo en esta foto, como no iba a ser capaz de organizar la que lió el 22 de diciembre en el Arena Rock.

Desde que se fué Gilillo, en interminables conversaciones telefónicas, a las que no me atrevía a poner fin, me comentó su intención de organizar un concierto homenaje juntando a grupos y músicos con los que en algún momento había tenido alguna relación. Con ánimo decidido pero a la vez, dando a entender que le gustaba contar con la familia, la idea no paraba de darle vueltas por su cabeza. Boltaña, Ainsa, Nerín y no sé cuantos otros lugares se propusieron como escenarios para el homenaje

Una vez que este verano sus cenizas estuvieron en Monte Perdido, Tere consideró que el momento había llegado y, como buena trabajadora social, se marcó un objetivo, unos medios, unos recursos humanos y se lanzó a ejecutar su proyecto, sola o con los que la quisieron acompañar.



Por el ojalá, como decía Gilillo, grito de esperanza y ánimo.


Por suerte, ha sido muchos los que la han acompañado en este proyecto y cada uno como mejor lo sabe hacer, con la música, han dado su homenaje a Gilillo y a ese tal Julio Pina, que debió ser un pinta similar, tal y como los recuerda  Dani,  en una canción que compuso especialmente para este acontecimiento.

Tere (primer plano) y las chicas de Veneno Bueno
No pretendo hacer una crónica del homenaje. No citaré a grupos por que seguro que me dejo alguno y además creo que tampoco los conozco. Había mucha gente, pocos jóvenes, solo algún hijo de los asistentes,  (Lucía aguantó hasta el final) empeñados en que sus hijos conozcan el rock auténtico, el que se hace en locales en los que dificilmente se paga el alquiler, con instrumentos adquiridos con esfuerzo y con músicos que no se ganarán la vida con la música, pero que la música les proporciona una nueva  familia. Música que es más que la mierda que las listas de las radios y el negocio se empeñan que te tienen que gustar y te hacen almacenar en los smartphones a saco para estar en la onda. Es su forma de vivir y entender la vida. Creo que esto es lo no llegué a entender de Gilillo
Sebi, de Samper de Trillo, le dedicó unas palabras
 No soy rockero, Gilillo se encargó de que no lo fuera, pero por ello no dejo de reconocer la integridad y valor de gente como Mariano Casanova, Joaquín Martín, Quique, Alberto y tantos otros, para dedicarse en cuerpo y alma a lo que les gusta.
Supervivientes del REKIEM
Mariano. D-14
Imagino que la mayor parte de de los componentes de los grupos que por allí desfilaron han tenido que reconvertirse y llevar una vida más o menos ordenada y tradicional (la propia Tere es funcionaria), ya que la música, vivida como la pretendían hace 15  o 20 años  estos destalentaos  que pasaron por el Arena Rock, no da para comer ni para pagar la hipoteca


Mi  única decepción: que no sonará la canción El Lago de Cristal, compuesta por Distrito14 y dedicada a él y que como ya comenté, la escuchamos  en el Lago Helado a 3000 mts antes de depositar las cenizas de Gilillo en el Monte Perdido.

De todo el homenaje, me quedo con la canción que  Dani (Daniel Cortés), les compuso a Gilillo y al tal Julio  y que os transcribo a continuación (le cogí el texto del atril una vez que acabó). Dani, no te la pienso devolver...

Que triste está la luna
que triste que está hoy el sol
Dani
huele a alcohol en las aceras
y a ginebra el corazón.
Despedida anticipada
del amo del rock and roll
congelaste Zaragoza
cuando nos dijiste adiós.

Que cierren todos los bares
que se encienda una ilusión
que repartan bofetadas
para el que nunca riñó
que se apaguen las farolas
de la desesperación
que rieguen todo con whisqui
y si llueve que sea ron.

DONDE VAIS CON ESE PANTALON ROTO
LOS DOS VESTIDOS DE NEGRO
DONDE VAIS CON ESOS PELO CAGONDIOS
Y CON SEMEJANTE PEDO
DONDE VAIS CON ESE ENORME CORAZÓN
CON ESOS VAQUEROS PRIETOS
DONDA VAIS OLIENDO A RON
MAS QUE EL COPON
LOS DOS JUNTOS POR EL CIELO
LOS DOS DE BOLO EN EL CIELO

El Gilillo se ha comprao un bajo último modelo
el abuelo la ha cagao al echarse parches nuevos
Vaya mierda de local que os dejaron en el cielo
os quejasteis de la pasta que os costaba el del infierno
El bajo de Gilillo

Que habeis cambiao de guitarra
comentaban en el sol
que sonais de puta madre
este año vas de destroy
que habeis hecho poster nuevo
que hay conciertos a montón
que seguis de puta madre
y que estais juntos los dos.

DONDE VAIS CON ESE PANTALON ROTO
LOS DOS VESTIDOS DE NEGRO
DONDE VAIS CON ESOS PELO CAGONDIOS
Y CON SEMEJANTE PEDO
DONDE VAIS CON ESE ENORME CORAZÓN
CON ESOS VAQUEROS PRIETOS
DONDA VAIS OLIENDO A RON
MAS QUE EL COPON
LOS DOS JUNTOS POR EL CIELO
LOS DOS DE BOLO EN EL CIELO


Gilillo y su bajo

lunes, 10 de diciembre de 2012

11 de diciembre de 1987



En este lugar, a la misma hora en que se ha hecho la foto, pero 25 años antes.
Mas que el ruido, fue la onda expansiva la que nos sacó literalmente a toda la familia de la cama. Mi padre, sin siquiera asomarse a la ventana intuyó lo que acababa de pasar. En pijama, con una cazadora de la época estilo aviador y las zapatillas de felpa, me lancé a la calle con la cámara de fotos, una Olympus que aún conservo.  Mi casa en la calle Caracoles, estaba situada a unos 150 mts. lineales del cuartel y no sufrió más daño que la rotura del cristal del portal, ya que se encontraba protegida por otros edificios.  Cuando me encaminé por la calle José Oto en dirección al cuartel, el espectáculo cambió radicalmente: todo el suelo estaba lleno de cristales, aluminio de los cerramientos, macetas, ropa, cortinas y objetos de todo tipo. El ambiente sonoro era una mezcla de llantos, gritos de dolor y desesperación y rabia mucha rabia, puesto que todos los que estábamos en la calle o asomados a las ventanas eramos conscientes de lo que había ocurrido. Si alguien preguntaba que había pasado, la respuesta era unánime: ¡ El cuartel, han volado el cuartel ! Las alarmas de todos los coches, suplían la ausencia de sirenas de ambulancias y policia.

Muy poco me costó llegar al callejón entre la lechera y la fábrica de aceites, por donde hacía muy poco tiempo había huido el asesino, y encontrarme en una nube de humo, polvo y niebla junto con otras tres o cuatro personas más que no acertábamos a actuar de una manera coherente. Recuerdo un intenso, muy intenso olor a neumático quemado. Ante mí,  ruinas polvorientas y humeantes bajo las cuales intuía que había personas. Enseguida empezaron a llegar policías, bomberos, sanitarios y me alejé de allí, sin mover una sola piedra, sin hacer nada, ni tan siquiera una fotografía.

Esta foto la hice después, creo que la misma tarde del día 11
Me acordé de mi amigo Carlos Grasa, que vivía justo enfrente del cuartel. Subí a su casa andando, puesto que los ascensores estaban estropeados por la explosión. La subida hasta su vivienda fue terrible. Toda la escalera estaba llena de gente sangrando, gritando de rabia, gritando de miedo, llorando, maldiciendo, buscando a los restantes miembros de su familia. Todas las puertas estaban abiertas, mejor dicho, desencajadas, los techos de escayola por el suelo y ninguna ventana con cristales; con la niebla, el humo y el polvo del cuartel mezclándose con el polvo y ruido de los destrozos de la propia escalera. Al llegar a su casa,  Carlos me recibió en pijama, al igual que su madre. No tenían ninguna  herida, pero en la habitación de Carlos nada estaba en su sitio. Todos los libros , estanterías y armarios estaban en suelo o por encima de la cama. Milagrosamente mi amigo solo recibió el golpe, siempre cariñoso, de algún libro. Carlos opinaba, al igual que mi hermano que lo más seguro es que fuera  un posible polvorín o arsenal del cuartel lo que había estallado. Después de esto creo que volví a mi casa, donde mi hermano Angel, dentro de su retórica antisistema, volvió a exponer su teoría del polvorín. Creo que le dí una muy mala contestación. Tampoco había otra.


Esa mañana para ir a mi trabajo en la Pza. de Santa Cruz, creo que dí una vuelta muy grande para no pasar por la avenida de Cataluña, aunque sí recuerdo haber visto el motor del R-18 cerca de una acera de esta avenida.


A mediodía vino a comer a casa Carmelo, su mujer y sus dos hijos, uno de ellos compañero de clase de mi hermano Miguel. Carmelo era el guardia civil de puertas que dió el relevo a su compañero, minutos antes de la explosión. Vivía y vive, en la avenida de Cataluña,  a escasos 50 mts del propio cuartel. Justo al cerrar la puerta de su casa sonó la explosión, que la dejó  destrozada. Como también lo dejó destrozado a él a su mujer y sus dos hijos


Hacia un tiempo que se había librado milagrosamente del atentado de San Juan de los Panetes. 

Fue una comida en silencio, con una sopa caliente acompañada de muchas lágrimas.

Todas las mañanas, cuando abro la ventana de mi habitación, veo el monumento que se levanta en la actual plaza de la Esperanza en recuerdo de aquellas víctimas. Evidentemente, nunca podré olvidar aquel 11 de diciembre.                                                         Tampoco quiero olvidar.

sábado, 24 de noviembre de 2012

SALINAS DE NUEVALOS-MONTERDE-NUEVALOS

A las 09,00h. del día 22 de noviembre,  en el P.K 22,500 de la carretera de Calatayud a Nuevalos, en la zona conocida como parideras del Portil de la Villa, y antes de que el GPS  se aclare donde estoy , inicio la excursión eligiendo de los tres caminos,  el de la izquierda (siempre la izquierda, mirad si no donde nos ha llevado la derecha)


Un poco más adelante un poste indicador me avisa de que he elegido el camino correcto. El GPS, con el track descargado de http://senderos.comarcacalatayud.es/ruta.php?id_ruta=13 me lo confirma igualmente

El recorrido es muy agradable: piso blando y amplio, pista entre pinos y vegetación húmeda y muy verde. Suave pendiente. Veo muchas setas. Enseguida veo dos personas con cestas que se dedican a recogerlas. Es mi asignatura pendiente. No conozco  las setas, solo los champiñones en blister del mercadona.


Enseguida (no llega a 30 minutos) llego a las Salinas de Nuevalos ubicadas en el  barranco de Valdehierro, es el espacio ideal para la instalación de estas magníficas salinas que se mantuvieron en funcionamiento desde el siglo XIII hasta la primera mitad del siglo XX, cuando se abandonaron debido a la baja rentabilidad.


Un bocadillo de salchichón con recuerdos a colegio, un plátano y el termo de cortado descafeinado con anís están en desproporción con el esfuerzo realizado; pero que mejor sitio para darse este pequeño homenaje que la zona de picnic.





Un recorrido por las instalaciones y piscinas de las salinas, me descubren una cantidad importante de canalizaciones, riachuelos, gaterones y demás instalaciones que dan la sensación de que las salinas están en uso. Un pequeño sorbo de este agua, me confirma lo que ya intuía: el agua está salada. 




Colaboro al mantenimiento de las instalaciones quitando un "pan de rana" que tapona una pequeña salida. El agua me lo agradece corriendo a toda velocidad por el canalón de madera hacia la piscina distribuidora





 Estas salinas, a lo largo de su historia fueron propiedad de diferentes administradores, desde los propios vecinos de Nuévalos y los Monjes del Monasterio de Piedra, hasta los comendadores de la Orden del Santo sepulcro de Calatayud. Actualmente se hallan en excelente estado de conservación, tanto los canales de madera que transportaban el agua salina como las balsas donde se almacenaba hasta evaporarse y obtener la sal. 














También se observan otras estructuras, como el edificio que servía de vivienda para los administradores y de almacén para la sal producida.


 En un lateral de la salina discurre un barranco con una sugerente poza con ducha para el verano. 




El  descubrimiento de esta salina, en un entorno tan agradable me da ánimos para continuar el recorrido, por el denominado Barranco de las Salinas, hasta llegar a un pequeño collado, en el cual el GPS me ayuda a seguir el trayecto que llevo pensado.











Este grupo de árboles han estado iluminados a contraluz hasta que he estado a una  distancia adecuada para hacerles una bonita foto. En ese momento, el sol ha desaparecido, y a pesar de estar esperando un buen rato, que he aprovechado para echar otro cortado con anís, no ha habido manera de que el sol apareciera.


El GPS me dice que me queda muy poco para llegar a Monterde. Pero son todavía las 10,30 de la mañana, por lo que decido alterar el recorrido de la excursión, y me aventuro por el Barranco de Valdelaolla, dirección Munébrega, a ver que hay por estos andurriales.

Lo más interesante de este desvío son estos dos fresnos destacan con su colorido a lo lejos a los cuales accedo monte a través. En sus proximidades me tomo otro cortado con anís.




No se si se me ha ido la mano con el anís del termo, o alguna espora de tantas setas como encontré, pero  prometo que en esta seta se escondió un gnomo un momento antes de hacer la foto.

Vuelvo sobre mis pasos y recupero el camino hacia Monterde. Los campos de cereales están verdes














Ya cerca de Monterde. La construcción me parece el cementerio. Tal vez sea el antiguo, puesto que luego al lado de la carretera me encuentro con un camposanto pintado de blanco







Accedo a Monterde por su parte de atrás, con la "bienvenida" de todos los perros de los alrededores. 


Saludo  al único ser humano con que me encuentro. Para la población canina, sigo siendo noticia,  que transmiten de corral en corral.

Llego a la plaza del pueblo donde me tomo un café solo, sin anís (casi estoy por pedirme un café con sal) en un bar donde soy el centro de todas las miradas, excepto de la  camarera rumana, que prefiere ignorarme.

Me siento como el vaquero que entra en el  Saloon y pide un vaso de leche, hasta que desenfundo mi Nikon D-90 con el tele de 300 mm, con la excusa de  ajustar la tapa,  para darles a entender que no soy un  transeunte que va a pedirles unas monedas.




 Monterde, con su castillo, que acoge una ermita, y la iglesia de la Asunción del XVI  con  torre mudéjar.

A continuación viene un paréntesis de unos 3 Km, por la margen izquierda de la carretera, en los que sí que ejerzo literalmente de carrilano, hasta que de nuevo retomo  el sendero Pr-Z-94, tramo 5 balizado por la Comarca de Calatyud, y que he seguido en gran parte durante este excursión, y que me aparta de la carretera y me lleva por zona de huerta, choperas y acequias.

Una de estas acequias, mejor dicho el río Ortiz, me depara la única incidencia de la jornada: entre las dos señales del citado sendero balizado se interpone un carrizal que atravieso hasta que descubro que he metido ambas piernas, hasta casi las rodillas, en el citado río, resbalón en el barro y vuelvo a tener la sensación del vaquero que he citado antes: mojado, embarrado y con todo el plumón del carrizal por la ropa y el pelo. Esto me sucede a  1 Km escaso de mi destino.








Al fondo los montes de Pardos, en el centro, junto al arbol amarillo, la chopera al lado del inolvidable rio Ortíz (verdaderamente no tiene nombre de río)


Llegada a Nuevalos a las 13,50 para el regreso a Zaragoza con la doctora Perales, a quien no me he atrevido a visitar en la consulta dado el lamentable aspecto que presento.



CARTA AL COLEGIO MARIA INMACULADA



Esta es la carta, que envié  por correo postal (por si no os acordais, sobre y sello) el pasado día 15 de noviembre, al colegio María Inmaculada, de las Misioneras Claretianas y que me comprometí en mi anterior reseña a enviar y compartir en el blog. 

Sra. Directora del Colegio María Inmaculada
Via Hispanidad, 91
50011 Zaragoza



Soy Juan Carlos Gil Ballano, 49 años de edad, funcionario de carrera del Gobierno de Aragón, y durante 15 años he sido voluntario de una Cáritas Parroquial, 5 de los cuales como director de la misma.
El pasado 14 de noviembre participé en una manifestación ciclista con motivo de la huelga general que tuvo lugar dicho día. Durante esa mañana pasamos al lado de varios colegios, institutos y centros de formación sin ningún problema. Lamentablemente al circular a la altura del colegio que Vd, dirige, en la confluencia de la Via Hispanidad y calle Alfredo Nobel, fuimos insultados por un grupo de alumnos de su colegio, desde las ventanas del mismo, con gritos y frases que prefiero no transcribir, pero que en cualquier caso denotan un falta de conocimiento y desprecio sobre la situación actual, así como un desprecio y falta de civismo hacia unas personas que simplemente estábamos realizando un ejercicio de ciudadanía.
Le agradezco su atención por leer estas líneas, que no he podido evitar por la tristeza y decepción que me supusieron los hechos comentados.




e-mail: pelopin2007@hotmail.es
tlf. 636149945


Copiado de su pagina web, en su presentación y declaración de intenciones:

En consecuencia, la comunidad  educativa entiende la educación como: Un servicio para la formación integral de los educandos, ayudándoles a desarrollarse en todas las dimensiones de su vida, tanto a nivel individual, como social y trascendente. Una capacitación en competencias para que el alumno se inserte en la sociedad como una persona libre, coherente, honesta, leal, tolerante, solidaria y comprometida como ciudadana y cristiana.


Parece que no lo están consiguiendo...Tampoco me han contestado....


miércoles, 14 de noviembre de 2012

14 de Noviembre. Bicifestación

Esta vez si, a las 7,30 acudo puntual a la cita en la Pza. del Pilar, donde tras encomendarme a la Pilarica (que no quiere ser pepera, sino capitana de la tropa bicicletera) empezamos nuestro recorrido, acompañados por varios motoristas de la policia nacional y la  local. 

Hay mucha gente. Mucha. Jóvenes, algún adolescente con camiseta verde, mediana edad, alguna rasta. pero más canas y calvas, muy heterogéneo, eso sí, las mujeres son minoría.

Al llegar al primer semáforo, en la plaza Europa, paramos al encontrarlo en rojo. La policia por las aceras a toda pastilla, para cortar el tráfico en la rotonda y facilitar nuestro tránsito. Joeeer, esto no es normal: igual estoy todavía dormido y forma parte de una pesadilla  o sueño de resaca. Una motorista que llega tarde a su trabajo se empeña en pasar por encima de un ciclista, y lo consigue tras amenazarlo con dos o tres acelerones, la ponemos a parir  hasta que la organización nos recomienda que no insultemos y la policia le obliga a hacer un parte del seguro.  Esto es muy civilizado.

 Se sigue sumando gente. Somos muchos. Casi demasiados, en las rotondas cabemos a duras penas. Y siguiendo con la corrección que caracteriza a la bicifestación, entramos por nuestra derecha, pero como no sabemos a donde vamos estamos dando vueltas y vueltas hasta que decidimos salir por algunas de las salidas, que previamente la policia nos ha despejado. Son solo 10/15 minutos entorpeciendo el tráfico.

Pero esos  10 minutos de retención saca lo peor de los automovilistas. Hoy especialmente no quieren llegar tarde a sus trabajos, algunos salen de sus coches y se encaran, muy agresivos, con nosotros e incluso con algún policía, alguno acelera y se cuela milagrosamente, sin causar heridos entre los ciclistas. Se les recuerda que hoy hay una Huelga General. Más me han entorpecido en mis paseos por Zaragoza la ofrenda del Pilar o las procesiones de semana santa y no me he liado a leches con los baturros ni los cofrades. Hoy es un día especial y alguno llegará tarde a su trabajo. A muchos también les gustaría llegar tarde, o simplemente llegar. Por eso nos manifestamos, para  que 6.000.000 de personas también puedan ponerse nerviosas si llegan tarde a un trabajo que ahora no tienen.


Al pasar por el Pignatelli y la Jefatura Superior de Policia nos saludamos con los piquetes que están delante de estos centros de trabajo, y ayudamos a tranquilizar la frenética circulación por el paseo María Agustín




En Via Hispanidad/Los Enlaces se acerca a saludarnos un helicoptero de tráfico al cual respondemos cortesmente con nuestro saludo y sonrisa, motivo por el cual nos acompaña un buen rato. Al menos para la DGT somos noticia.

Lo más triste de toda la mañana han sido los insultos proferidos por unos adolescentes desde el colegio de las Misioneras Claretianas María Inmaculada en vía Hispanidad/barrio Oliver. Mañana le enviaré una carta a la directora de dicho colegio indicándole el comportamiento incivilizado de un número considerable de sus alumnos, y que publicaré en este blog


Un saludo a mis compañeros esquiroles al pasar por mi centro de trabajo. El reflejo del cristal les salva, pero sé que están ahí, cada uno con su perfecta excusa, con su justificación correcta para no perder un euro. No he discutido con ellos ni lo pienso hacer. Es tiempo perdido. Eso sí, les dejé mi mensaje en forma de portal de Belén en huelga.


El cerdito con su pancarta supongo que me costará más de una mala cara y alguna  discurso ético sobre el derecho al trabajo,  batallitas tipo abuelo Cebolleta y más justificaciones y excusas. Pero eso va con el pack de la huelga, complementado con la zona perianal resentida,  la epicondiditis en su momento más álgido y la tensión arterial a 12/9 según la doctora Perales que me ha sometido a un chequeo nada más llegar a casa tras  comentar un ligero dolor de cabeza que tengo. 

En el momento de separarme de la bicifestación, sobre las 10,30, le doy las gracias a un policia nacional que con su moto nos ha acompañado durante todo el recorrido por su trabajo y profesionalidad, ya que les he visto intervenir en más de un momento evitándonos conflictos y altercados con conductores nerviosos.




viernes, 9 de noviembre de 2012

UNA MAÑANA POR EL SOTO DE LA CARTUJA


Hoy toca naturaleza con animales. Protagonistas: Sila y unas cigueñas

Cigüeñas sin bebés
Sila



















Otro día, el mismo lugar, pero al atardecer