lunes, 29 de diciembre de 2014

AERODROMOS DE ALMALUEZ Y UTRILLA

La ortofoto del SIGPAC me ahorra explicaciones sobre la ubicación de ambos  aeródromos. Mi abuela Pilar contó en alguna ocasión que en Aguaviva, cuando la guerra, se alojaron militares italianos, y que estos les descubrieron la pasta. En su casa se alojaba un militar canario






 Y el abuelo Andrés, aunque no lo vió,  porque estaba en el frente de Teruel, contaba que cuando las "pavas"(1) que venían desde el aerodromo de La Rasa, aparecían por la Mata, los aviones despegaban de Utrilla, para darles escolta en sus misiones precisamente en el frente de Teruel.
















ALMALUEZ
Mas tarde, cayeron en mis manos  unas fotos que hizo un militar italiano (Franco Comelli) que estuvo por esas tierras sorianas. El militar en cuestión aparece delante del cerro Modoval, y delante de un avión Fiat C-32 "Chirri", un avión de caza italiano que sería el encargado de dar escolta a los bombarderos que despegando del aeródromo de La Rasa, en las proximidades del Burgo de Osma acudían a bombardear el frente de Teruel, como bien decía el abuelo Andres.

Según un documento del Ejercito del Aire de 1945 y que he conseguido de  http://aviacionensoria.blogspot.com.es/, ni los vecinos de Almaluez ni su Ayuntamiento tuvieron ningún tipo de compensación por  la ocupación de los terrenos que ocupaba el aérodrómo, ni las cosechas que dejaron de recoger



Una de las escuadrillas aquí radicada fue la denominada "Asso di Bastoni"






Dos pilotos delante de un caza Fiat C-32 Chirri. La enseña de sus cazadoras parece ser el As de Bastos


 Una ametralladora Breda-SAFAT de
7,7 mm transformada en arma antiarea. La foto es de septiembre de 1937




El teniente italiano Tomaselli.
Por la ubicación de la foto, intuyo que está hecha desde el cerro Modoval

Estos dos aeródromos tuvieron su mayor actividad entre en el otoño de 1937 y principios de 1938, pero según el frente iba avanzando hacia el Este, las escuadrillas operativas también se fueron desplazando en esta dirección.  En marzo de 1938 llegan a Almaluez los aviones Heinkel-112, lo más moderno del momento, y este aeródromo a pesar de no estar en primera línea de frente, mantiene constantemente dos aviones en alerta, con el avión totalmente equipado y el piloto sentado en la cabina, dispuesto a despegar en el menor tiempo posible.



El aeródromo fue desclasificado como tal por el Ejército del Aire  a principios de 1945





No obstante, a finales de marzo en el aeródromo de Almaluez tuvo lugar una historia rocambolesca: el mismo día, 28 de marzo de 1939, hubo dos accidentes aéreos seguidos y ambos en las inmediaciones del aeródromo: Tres pilotos a los mandos de tres He-112B, celebraban la inminente victoria de sus fuerzas en el frente de Madrid (faltaban escasos días para el final de la guerra). El  5-54 pilotado por el capitan Miguel García Pardo de Prado, en maniobra de exhibición, simulando un combate contra el avion pilotado por el teniente Jorge Muntadas Claramunt, entró en barrena estrellándose contra el suelo. Segundos después 5-53 el pilotado por el teniente Rogelio García de Juan en una pasada sobre la pista a baja altura ( otras fuentes indican que era un tonel) se estrelló.  Fallecieron ambos pilotos En noviembre de 2016 mantengo una conversación con un vecino de Almaluez, de 94 años quien recordaba perfectamente este episodio, y me indicó que uno de los aviones  se estrelló en el termino municipal de la cercana localidad de Monteagudo de las Vicarias. ¡¡¡Se acordaba del modelo: un Heinkel 112!!!, si le pregunto igual se acordaba hasta de la matrícula.

El día 1 de enero de 2018 al ir a visitar las obras que había tramitado en la ermita de Ntra. Sra.  de la Torre en Pozuel de Ariza descubrí casualmente, en uno de los muros del cercano Castillo de la Raya,  a unos 200 mts de la citada ermita,  la siguiente inscripción:



Castillo de la Raya, en T.M de Monteagudo de las Vicarias (Soria)  y Ermita de Ntra. Sra. de la Torre en  Pozuel de Ariza (Zaragoza)

Capitán Miguel Garcia-Pardo de Prados
La Coruña, 1907 - Monteagudo de las Vicarias 1939




Estuve recorriendo sin éxito las proximidades del castillo buscando alguna referencia al accidente (lápida o monolito). Baje a Pozuel, y saqué de sus casas a una cantidad importante de vecinos, hasta que pude hablar con una persona de avanzada edad (tenía 7 años cuando el accidente)  que recordaba los hechos y la expectación que se generó en el pueblo, así como  la certidumbre de que el H-112 del capitán García-Prado se estrelló en el T.M. de Monteagudo. Se añade el comentario de que el piloto festejaba con una joven de la localidad a la que quiso deslumbrar con sus cabriolas...







En julio de 2018 inspecciono el cerro Modoval y alrededores, buscando restos  de alguna estructura o vestigio de lo que allí pudo haber relacionado con este aeródromo.

La pista del aeródromo está ahora ocupada por una reciente plantación de 15.000 almendros. La panoramica está realizada desde el cerro Modoval.



1) En la cara norte se aprecia lo que pudo ser una trinchera o camino de acceso cubierto a la cumbre del citado cerro. Muy colmatada y erosionada, no se aprecia nada especial en una inspeccion "in situ"

















2) En la cumbre se observa  perfectamente una zona excavada, de tipo circular y recrecida en todo su perímetro que pudo constituir en su momento una posición de defensa antiáerea o una zona de vigilancia, comunicada con el ramal, que por la cara norte desciende hasta el llano





3) En las proximidades de lo que debió ser la pista, hoy ocupada por los almendros (tubos blancos) se aprecia una zonas excavadas en el tereno y alguna de ellas recrecidas por la misma tierra, que bien pudieron ser zonas con elementos defensivos, o como se en la siguiente fotografía, almacenes o polvorines a pie de pista, excavados en el terreno y cubiertos por uralita o similar.
Esta foto de la epoca debió ser realizada por las proximidades de la foto anterior en color




4) A pie de lo debieron ser las pistas, existe un bloque de hormigón, con unas inscripciones ilegibles




De vuelta a Almaluez me vuelvo a encontrar con Luis, un nonagenario de la localidad con quien ya hablé el verano pasado y que me vuelve a contar  los accidentes de los Heinkel 112.  Sorprende la precisión con la que narra el acontecimiento, los nombres de los pilotos, el modelo de avión. Eso sí, no recuerda donde ha dejado la llave de la sacristía que ha cerrado hace unos momentos. Es curioso como se quedan grabados determinados recuerdos de la infancia... Sigo en el tajo.


UTRILLA


Del aerodrómo de Utrilla no he podido recopilar tanta información. Parece ser que estuvo ocupado por la escuadrilla Gamba di Fierro, en honor al piloto Ernesto Botto que perdió la pierna derecha en un combate aéreo en octubre de 1937 La fotografía que aparece abajo  está etiquetada, por Franco Comelli,  como hecha en Almaluez, y la silueta de la iglesia  de la Magdalena corrobora esta identificación referida a Almaluez. (Gracias a la corrección de Pedro Pascual, de Aguaviva de la Vega)

En la margen derecha de la carretera, dirección Almaluez a Utrilla según mi padre se encontraban los "polvorines", hoy prácticamente desaparecidos y de los que dificilmente se intuye su originaria existencia.
Los restos de hormigón, fotografiados en la zona de los polvorines, bien pudieran ser el soporte para algún deposito de agua o combustible. En la zona donde estaba no supimos dar otra explicación a dichos restos.


Por la proximidad a Aguaviva, supongo que sería de aquí desde donde despegarían los aviones para dar escolta a los bombarderos que venían desde el Burgo de Osma

(1) El abuelo Andrés confundía al Heinkel HE-46, conocido como Pava (mote reconocido incluso por el anagrama que llevaba pintado en la cola) avión que podía llevar una pequeña cantidad de bombas, con el Heinkel HE111, conocido como Pedro, con mayor capacidad de carga, que es el que aparece en el dibujo siguiente








martes, 6 de mayo de 2014

REFLEJOS DE MI VOZ


No se como lo hago pero algo me empuja hacia el mundo de la música, ya que mis últimas fotografías de un modo u otro tienen que ver con ella, y eso  que tengo un oido  de hormigón y un sentido del ritmo como los zombis de Walking Dead


Esta vez ha sido Julio Alvarez quien me solicitó que le facilitara unas fotografías mías para realizar un vídeo introductorio del espectáculo que dirige:  "Reflejos de mi voz" y que estrenó en Zaragoza el pasado día 23 de Abril, dentro de los actos oficiales del Día de Aragón, a las 6 de la tarde en la plaza del Pilar. Con ese público en semejante día me doy por pagado.

Como no podía ser de otra manera media hora antes ya estaba allí, y a pesar de haber avisado a mucha gente solo acudió, puntual a la cita, Rafael Lobarte; mis padres y algún que otro familiar se incorporaron cuando ya se habían proyectado mis fotos.
 Aprovecho para compartir alguna foto del acto.





La edición del video corrió a cargo de Javier Fernandez, www.los4desiempre.com , quien a mis fotos unió algunos fragmentos de video y timelapses con paisajes del Pirineo.

martes, 1 de abril de 2014

FANLO 5 de abril de 1938

He consultado la siguiente bibliografía: Guerra Civil. Aragón. El Pirineo. De Miguel Flores Pintado, Antonio Gascón Ricao y Fernando Martínez de Baños. Guerra Civil en Aragón, coordinado por Fernando Martínez de Baños y La Bolsa de Bielsa, de Antonio Gascón Ricao. Las mejores fuentes. Igualmente he aprovechado estos dos últimos veranos para poder hablar con gente del lugar que pudieran manifestar algún testimonio.  La última encuesta me sirvió para dejar  enfadados entre sí a dos abuelos, ya que cada uno mantenía una versión distinta de lo que aconteció aquel 5 de abril de 1938.

Por lo tanto, en un primer momento voy a proceder al relato,  mezcla de lo leído y escuchado.
Fotografía: Fototeca DPH

Los primeros días de abril  de 1938 con la ofensiva de Aragón en marcha,  fueron momentos de grandes velocidades: unos avanzando y otros retirándose destruyendo todo lo que dificultase el paso del enemigo: túnel carretero del Cotefablo, puente nuevo de Broto, destrucción que en algunos lugares como Sarvisé, ya había sido anticipada por los bombardeos de la aviación fascista.

El puente antiguo de Broto, el histórico, dificilmente podría permitir el paso de los vehiculos y blindados. Pero a pesar de ello un miliciano valenciano (según Miguel Flores) fue el encargado de destruirlo. 





Soldados del ejército sublevado posando con el bucardo
disecado más fotografiado de la historia. que 
delata que tal vez los soldados se encuentren en Ordesa, 
cerca de la Casa Olivan, donde siempre ha sido
 fotografíado el bucardo. Fotografia facilitada por Miguel Flores Pintado
El 5 de abril de 1938 tropas del Batallón Mixto de Montaña, formado por soldados especialistas de montaña, muchos de ellos anteriormente integrados en los Panteras del Valle de Tena,  se acercan a tomar el pueblo de Fanlo, confiados en la débil resistencia que  han encontrado hasta entonces en su avance. 
Soldados sublevados a su entrada en Torla, en lo que hoy
sería la calle Fatás.  Fotografia facilitada por Miguel Flores Pintado
Milicianos haciendo la instrucción en algún lugar del Alto Aragón
Fotografia facilitada por Miguel Flores Pintado

Hay testimonios que afirman que los soldados rebeldes bajaban por el barranco de la Pardina. Se supone que descendían de la Sierra de las Cutas, procedentes de Torla, que según parece se tomó el día anterior, al igual que Broto.



Vista desde al ermita de San Pelayo de la zona por la que podrían haber
descendido los soldados sublevados
Vista igualmente desde la ermita de San Pelayo hacia la zona del rio Chate,
 por donde podían haber ascendido
viniendo desde Broto y Sarvisé

 La maniobra es observada por unos soldados de intendencia de la  2ª Compañía del Batallón 517 de la 43 división. Los rebeldes avanzan confiados tras obtener el testimonio de una lugareña que les informa de que no quedan soldados republicanos en el pueblo.
La ermita de San Pelayo, a unos 500 mts. al norte de Fanlo había sido convertida en un polvorín, en el que probablemente los soldados republicanos estuvieran recogiendo munición. 
Según testimonios coincidentes: publicación y entrevista, al llegar a la zona en la que actualmente hay una caseta de información turística son sorprendidos por el fuego de las tropas republicanas, procedente de la torre de la iglesia. Las bajas son muy cuantiosas entre los sorprendidos asaltantes, que retroceden hacia el barranco del Chate.



































































Según testimonios orales coincidentes de gente del lugar, parece ser que los republicanos se apostaron en la torre de la iglesia con alguna ametralladora, desde donde abrieron fuego sobre las fuerzas sorprendidas que venían a tomar la localidad










 En la foto adjunta, tomada desde el pie de la torre, se aprecia, al fondo, el promontorio donde fueron abatidos los soldados del ejército sublevado.






Esta otra foto, esta tomada desde el lugar donde  fueron abatidos los soldados. La  torre de la iglesia está demasiado lejos  como para haber causado tantas bajas como las que sufrieron los soldados sublevados. Un simple y rápido retroceso los hubiese ocultado del fuego enemigo, tras el promontorio








Como ya he dicho al principio no pretendo reescribir la historia ni contradecir lo dicho por gentes del lugar y estudiosos del tema. Pero a mí me parece más verosimil el relato, fruto de mi imaginación, que a continuación expongo.

Estado en que quedó la ermita de San Pelayo tras su voladura.
 Delante de ella dos soldados del ejercito de Franco
Fotografia facilitada por Miguel Flores Pintado
El ejército republicano en aquellos días retrocedía hacia el este, para quedar atrapado en  lo que más tarde se ha conocido como la Bolsa de Bielsa. Un grupo de estos soldados bien podía estar en la ermita de San Pelayo recogiendo munición, o bien procediendo a las tareas necesarias para su destrucción para evitar que ésta cayera en manos del enemigo. Al observar a la columna  de soldados sublevados que, bajo sus pies, ascendía hacia la localidad (me da igual por la zona sur -Chate- que por la norte -procedentes de la Sierra de las Cutas-) decidieron darles el recibimiento adecuado. Desde la posición de superioridad que les proporcionaba el punto estratégico de la ermita de San Pelayo y una serie de  posiciones defensivas alrededor de la misma, que a mi me han parecido distinguir todavía en los alrededores,  bien pudieron facilitar un ataque sorpresa a los confiados soldados de Franco, proceder a la destrucción de la ermita, y posteriormente huir con la munición que  pudieron acarrear consigo,  para unirse con el resto de tropas de la 43 División Republicana.




Estado actual de la ermita de San Pelayo, cuya consolidación se va realizando según se van recibiendo las correspondientes subvenciones del Parque Nacional







Fotografia facilitada por Miguel Flores Pintado
Fotografia facilitada por Miguel Flores Pintado

Interior de la ermita de San Pelayo donde se aprecia gran cantidad de munición sin destruir, y que todavía en la actualidad continúa aflorando  a la superficie. Se observa a simple vista gran cantidad de granadas. También se ha encontrado en la zona balas para el fusil Mosin-Nagant, de gran uso en el ejército republicano

En esta foto, tomada en el Frente de Usera-Madrid,  se aprecia el uso de una de las granadas  similar a las almacenadas en la ermita de San Pelayo y que fueron muy utilizadas en la I Guerra Mundial


Fotografía tomada desde la ermita de San Pelayo. Al fondo la Sierra de las Cutas. Se observa la pista, proxima a  tres bordas, que sería el camino natural por el que los soldados del ejército sublevado podían haber venido desde la cercana localidad de Torla.

En cualquier caso este episodio es una pequeña muestra de los duros enfrentamientos que tuvieron lugar en estos parajes tan preciosos y que concluyeron el 16 de junio de 1938 con la salida del último soldado de la 43 División